¿Qué es el impuesto de sucesiones? ¿Cuánto hay que pagar por él?

asesoría legal para páginas web
Asesoría legal para páginas web y Apps: un servicio muy demandado pero mal cubierto por las startups
21 mayo, 2018
Cómo hacer una nómina
¿Cómo hacer una nómina y aprender a calcularla paso a paso?
2 julio, 2018
mostrar todo
Impuesto de Sucesiones

El Impuesto de Sucesiones es un tipo de impuesto directo, y progresivo, que grava las transmisiones patrimoniales, bienes y derechos a título gratuito y mortis causa, es decir es el impuesto que hay que pagar al Estado cuando aceptas una herencia. El porcentaje aplicable varía a medida que aumenta la base imponible.

Se trata de un impuesto cuya competencia está cedida a las administraciones autonómicas, por lo que los tipos porcentuales varían entre Comunidades Autónomas, haciendo que de una misma herencia no recibas lo mismo dependiendo de la provincia en la que vivas, por esta particular forma de aplicar el Impuesto de Sucesiones en España.

En la normativa estatal se establecen unos porcentajes que pueden variar entre el 7,65 y el 34% dependiendo de la base liquidable, y el grado de parentesco pero en alguna Comunidad Autónoma como es el caso del Impuesto de Sucesiones en Madrid, para determinados grados de parentesco o País Vasco, el impuesto sea prácticamente inexistente en algunos supuestos.

En el cálculo del Impuesto de Sucesiones intervienen una serie de variables como el montante del patrimonio y derechos a heredar, el patrimonio preexistente de los herederos, el grado de parentesco, o el tipo de bien heredado.

¿Cómo se calcula el Impuesto de sucesiones?

Si eres heredero y quieres calcular cuánto tendrás que pagar por el Impuesto de Sucesiones, aquí te explicamos cómo hacer el cálculo:

  • Para empezar primero hay que valorar el importe de la masa hereditaria incluyendo todo lo que vas a recibir: bienes, derechos e incluso ajuar, para obtener la valoración de la masa hereditaria bruta, para después calcular el Impuesto de Sucesiones.
  • Al valor que obtengas de la masa hereditaria bruta tienes que restarle todas las deudas y cargas pendientes que pueda haber generado el fallecido, para obtener el valor de la masa hereditaria neta, es decir el valor de lo que realmente se va a heredar.Impuesto de Sucesiones.

Este punto es muy importante no sólo para calcular el Impuesto de Sucesiones, sino también para ver si realmente te compensa aceptar la herencia, ya que si aceptas sin calcular, te puedes encontrar con una desagradable sorpresa, porque al aceptar los bienes, también aceptas las deudas.

  • Si hay más de un heredero, una vez que se conoce el valor de neto de la masa hereditaria, y antes de continuar con el cálculo del Impuesto de Sucesiones, hay que establecer las proporciones correspondientes según se hayan fijado en el testamento, y en el caso de que no se haya dejado voluntad escrita ante notario, se hará de acuerdo a la legislación en esta materia.
  • A cada parte, después hay que sumarle los seguros de vida que correspondan como beneficiario a cada uno, para obtener la base imponible del Impuesto de Sucesiones.
  • A la base imponible obtenida se le aplican las posibles reducciones que estén recogidas por la Comunidad Autónoma, en relación a la naturaleza de los bienes, parentesco, minusvalías u otras, para obtener la base liquidable del impuesto.
  • Para continuar con el cálculo Impuesto Sucesiones, sobre la base liquidable se aplica el tipo de porcentaje que corresponda según cada Comunidad Autónoma, para obtener la cuota íntegra.
  • Para continuar con la liquidación del Impuesto de Sucesiones, a la cuota íntegra se le añade el coeficiente multiplicador que varían dependiendo de conceptos como el patrimonio pre-existente del heredero o el grupo de parentesco entre el heredero y el fallecido, para obtener la cuota tributaria.
  • Antes de terminar el cálculo hay que aplicar a la cuota tributaria las deducciones y bonificaciones que puedan corresponder en cada Comunidad Autónoma para realmente saber cuánto se paga de Impuesto de Sucesiones.

Grupos de parentesco que afectan a los tipos de porcentaje aplicable en el impuesto

Dependiendo del grado de parentesco del heredero con el fallecido, existen cuatro grupos establecidos, y la inclusión en uno u otro afecta directamente al Impuesto sobre Sucesiones que se habrá de pagar:

  •     Grupo I: descendientes y adoptados que sean menores de 21 años.
  •     Grupo II: descendientes y adoptados de 21 o más años, cónyuges, y ascendientes.
  •     Grupo III: parientes colaterales de segundo grado, como hermanos, y tercer grado como sobrinos y tíos, o ascendientes, y descendientes por afinidad.
  •     Grupo IV: entre los parientes colaterales de cuarto grado están los primos, y otros grados más distantes.

Impuesto de Sucesiones

Últimas novedades en diferentes Comunidades Autónomas sobre el Impuesto de sucesiones

Dado que las Comunidades Autónomas son las que tienen la potestad de regular las deducciones, esto hace que existan grandes variaciones muy polémicas, porque en materia de tributos autonómicos y locales no todos los españoles disfrutan de los mismos derechos dependiendo del lugar en dónde se paga el Impuesto de Sucesiones, restando igualdad a la posibilidad de heredar.

Las diferentes protestas han hecho que en algunas autonomías se hayan planteado revisiones que pueden suponer bajadas de unos impuestos a cambio de las subidas en otros.

Entre las Comunidades que han bajado impuestos a las herencias, vamos a comentar las más destacadas a modo de resumen:

Este año 2018, los parientes del Grupo I prácticamente no tendrán que pagar Impuesto de Sucesiones en comunidades como Castilla-La Mancha, Madrid, La Rioja, Extremadura, Murcia, Asturias, Galicia, Baleares, Canarias, Navarra y País Vasco.

A este grupo se suman las comunidades en las que por debajo de unos límites tampoco hay que pagar el Impuesto de Sucesiones, como Castilla León en qué solo pagan quienes superan los 400.000 euros, o la bonificación del 100% del impuesto en Cantabria para importes inferiores a 100.000 en la base imponible, y del 75% de bonificación en la Comunidad Valenciana.

Andalucía en el Impuesto de Sucesiones, fija un límite de 1.000.000 de euros para aplicar el porcentaje, y Aragón marca una reducción del 100% hasta los 3.000.000 para los herederos menores de edad.

En cuanto a los descendientes del Grupo II, compuesto por el cónyuge, los descendientes, ascendientes y adoptados de 21 años en adelante, algunas comunidades también liberan del pago del Impuesto de Sucesiones a estos familiares con una tributación casi simbólica, entre estos territorios están Madrid, País Vasco, La Rioja, Extremadura, Murcia y Canarias.

Otras revisiones en las reducciones del Impuesto por comunidades

Además de los cambios producidos en el Impuesto de Sucesiones por comunidades para los grupos de parentesco I y II, en algunas también se mejoran las condiciones hereditarias en cuanto al pago del impuesto:

El Impuesto de Sucesiones en Andalucía, durante este año favorece también a los grupos III y IV se benefician de reducciones de hasta 250.000 euros.

Mientras que en el Impuesto de Sucesiones en Aragón, se establecen bonificaciones del 65% para bases imponibles que no pasen de los 100.000 euros.

El Impuesto de sucesiones en Asturias establece ventajosas condiciones para los herederos de explotaciones agrarias y de elementos afectos a las mismas, con una reducción del 99%, e incluso de un 95% en la adquisición de empresas, negocios o participaciones en entidades por herederos sin grado de parentesco con el causante, y en la adquisición de empresas o negocios, o los bienes destinados para su constitución o ampliación.

El impuesto de sucesiones en Galicia para los grupos III y IV tiene porcentajes de entre el 5 y el 18%, que están muy por debajo de los tipos estatales.

Dado que existen otras variaciones no mencionadas para no hacer interminable este artículo, si quieres saber más datos concretos con respecto al Impuesto sobre Sucesiones de tu Comunidad Autónoma, te recomendamos que entre directamente a su web, y busques en el apartado por tributos.

Por último, no podemos finalizar este artículo, sin antes recordar que el Impuesto de Sucesiones se debe presentar para su declaración en el plazo de los seis meses desde el día que se produce el hecho que genera el derecho a la herencia.

Impuesto de Sucesiones

Obligaciones sobre la presentación del Impuesto de sucesiones

En muchas ocasiones la valoración de la masa hereditaria y el reparto hace que el plazo pase muy rápidamente, y no tengas muy claro aún qué impuestos tienes que pagar por herencia, pero en éste sentido no dudes de que la Agencia Tributaria estará al corriente sobre la posibilidad de hacerte pasar por caja, por eso si es el caso, mejor solicita un aplazamiento del Impuesto de Sucesiones.

Si no lo haces, trascurridos los seis primeros meses tendrás un recargo del 5% al presentar la liquidación en los siguientes tres meses, y de un 10% en los tres siguientes.

A partir del año, a la cuota inicial tendrás que ir sumando un 5% trimestral a los que se sumarán los correspondientes recargos por demora, encareciendo considerablemente los gastos por Impuesto de Sucesiones para poder coger la herencia.

Nuestra recomendación ante situaciones que pueden ser muy desbordantes en función del grado familiar que te unía con el difunto, es dejar en manos profesionales todo el papeleo de la herencia.

Los expertos empezarán por averiguar con precisión todos los bienes y derechos que conforman la masa hereditaria, para poder conocer también cual es el valor neto que te puede corresponder, y posteriormente presentarán la correspondiente liquidación del Impuesto de Sucesiones.

 

LLAMAR AHORA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
LLAMAR AHORA