¿Qué son las formas jurídicas y cuál elegir para mi negocio? Una decisión fundamental

negocios de asesoria
¿Cómo elegir entre distintas propuestas de honorarios en asesoría fiscal y acertar?
28 diciembre, 2017
crowlending
El crowdlending, la nueva alternativa financiera para empresas en 2018
25 enero, 2018
mostrar todo
FORMAS-JURIDICAS

A la hora de crear una nueva empresa, es necesario realizar un estudio detallado del plan de empresa y obtener los recursos necesarios para emprender después de recibir un asesoramiento empresarial personalizado. Pero además, una de las primeras decisiones que deben tomar los promotores es la elección entre los diferentes tipos de empresas o formas jurídicas existentes, dependiendo principalmente del capital inicial mínimo, las responsabilidades adquiridas y el número de socios que conformen la organización.

En este artículo te vamos a explicar los tipos de formas jurídicas que existen y cuáles son las características de cada una de ellas. ¡Toma nota!

¿Qué aspectos se deben tener en cuenta para elegir la forma jurídica de una empresa?

Para elegir la mejor opción entre las distintas formas jurídicas que existen en España, debemos prestar atención a una serie de aspectos relacionados con nuestro proyecto empresarial.

  • Tipo de actividad: Hay ocasiones en las que debido a la normativa vigente se establece una forma jurídica determinada en función de la actividad que vaya a desarrollar la empresa. En este caso, los promotores no podrían gozar de libertad de elección entre las diferentes formas jurídicas, ya que prevalecerá en todo caso el aspecto legal.
  • Número de promotores: El número de socios que estén involucrados en la empresa también supone un condicionante a la hora de realizar la elección entre las diferentes formas jurídicas. En caso de que sean varios promotores, lo más común y recomendable sería la creación de una sociedad, aunque también existe la posibilidad de constituirla con la presencia de un solo socio.
  • Responsabilidad de los socios: Se trata de uno de los aspectos más importantes a la hora de elegir la opción ideal entre las formas jurídicas que existen. La responsabilidad por las posibles deudas contraídas en el futuro puede ser limitada (Sociedades Anónimas, Limitadas, Cooperativas…) o ilimitada (Autónomo, Comunidad de Bienes…). En este último caso, los socios se deberán responsabilizar con todos sus bienes siempre y cuando el patrimonio de la empresa no sea suficiente para cubrir con la totalidad de las deudas contraídas.
  • Fiscalidad: Una de las principales diferencias que existe entre unas sociedades y otras tiene que ver con los aspectos fiscales, puesto que algunas de ellas tributan mediante el IRPF (Autónomos, Sociedades Civiles y Comunidades de Bienes, por ejemplo), mientras que las demás lo hacen a través del Impuesto de Sociedades.
  • Capital inicial: Otro de los aspectos que hay que tener en cuenta para elegir la mejor opción entre las formas jurídicas existentes es el capital inicial mínimo exigido para constituir la empresa.

Hay casos en los que no existe un mínimo legal (Autónomo, Comunidad de Bienes o Sociedad Colectiva), mientras que en otros el capital inicial varía desde los 3.000 hasta los 120.000 euros, dependiendo de cada forma jurídica.

ESTATUTOS

Tipos de empresas según su forma jurídica

Atendiendo al número de socios, al capital inicial exigido y a la responsabilidad contraída para afrontar posibles deudas futuras, las formas jurídicas que existen para constituir una empresa son las siguientes.

Autónomo

Nº de socios: 1

Capital inicial: No existe mínimo legal

Responsabilidad: Ilimitada

También conocido como empresario individual, un autónomo es una persona física que realiza una actividad económica o profesional por cuenta propia y como titular de una empresa, con la posibilidad de contar con trabajadores por cuenta ajena a su cargo.

En la creación de esta forma jurídica, el autónomo contrae una responsabilidad ilimitada ante las deudas frente a terceros, por lo que deberá responder con todos sus bienes personales en caso de que el patrimonio empresarial no sea suficiente.

Tras la entrada en vigor de la Ley de apoyo a los Emprendedores en 2013, el trabajador autónomo tiene la posibilidad de figurar como Emprendedor de Responsabilidad Limitada. Mediante esta variante, la responsabilidad contraída queda limitada a la vivienda habitual del titular.

Los trabajadores autónomos tributan a través del IRPF, debiendo presentar las declaraciones trimestrales del IRPF y del IVA, así como afrontar el pago mensual de las cuotas establecidas por la Seguridad Social.

AUTONOMO

Sociedad Civil

Nº de socios: Mínimo 2

Capital inicial: No existe mínimo legal

Responsabilidad: Ilimitada

Se trata de un contrato de colaboración por el que dos o más personas aportan bienes o dinero (denominados socios capitalistas), trabajo o industria (socios industriales) con el propósito de repartir las ganancias entre sí.

En la Sociedad Civil, la responsabilidad es ilimitada, por lo que los socios deberán responder ante las deudas con el patrimonio empresarial y personal, dividiéndose en tantas deudas como deudores existan.

En este caso, la tributación se realiza mediante el IRPF y cada uno de los socios deberá declarar sus ganancias por separado, por lo que no existe la necesidad de declarar el Impuesto de Sociedades.

Comunidad de Bienes

Nº de socios: Mínimo 2

Capital inicial: No existe mínimo legal

Responsabilidad: Ilimitada

La Comunidad de Bienes se crea cuando la propiedad de un bien o un derecho pertenece “proindiviso” a un mínimo de dos personas y es empleado para una actividad empresarial común.

Esta forma jurídica es similar a la Sociedad Civil por los requisitos exigidos, pero la principal diferencia es que la Sociedad Civil se constituye para ejercer una actividad mercantil con el fin de lograr beneficios, mientras que en la Comunidad de Bienes esos bienes ya existen previamente.

La constitución tanto de una como de otra es más económica que en el caso de las sociedades mercantiles, debido a que no es necesario elaborar una Escritura Pública, realizar la inscripción en el Registro Mercantil ni arrancar con un capital mínimo. En este caso, la forma de tributación también es mediante IRPF.

COMUNIDAD DE BIENES

Sociedad Limitada

Nº de socios: Mínimo 1

Capital inicial: 3.000 euros

Responsabilidad: Limitada al capital aportado en la sociedad

Es una de las formas jurídicas más utilizadas a la hora de crear una nueva empresa en España. En la Sociedad Limitada (S.L.) o Sociedad de Responsabilidad Limitada (S.R.L.), el capital está dividido en participaciones indivisibles y acumulables, estando integrado por las aportaciones de todos los socios. A diferencia de las formas jurídicas anteriores, la responsabilidad se limita únicamente al capital aportado.

Debe estar conformada por un mínimo de 1 socio y el capital inicial debe ser de 3.000 euros como mínimo, una cantidad que deberá ser aportada de manera íntegra.

SOCIEDAD LIMITADA

Sociedad Limitada Nueva Empresa

Nº de socios: De 1 a 5

Capital inicial: Desde 3.000 hasta 120.000 euros

Responsabilidad: Limitada al capital aportado en la sociedad

Esta variante de la Sociedad Limitada entró en vigor en 2003 y ofrece la opción de crear sociedades en pocos días a través de un documento electrónico único (DUE) y compareciendo ante notario para formalizar la escritura en el Registro Mercantil.

Por otra parte, el capital inicial debe ser desembolsado completamente al momento de constituir la sociedad, aunque si los socios desean superar el límite en algún momento, deberán decidir si se mantienen como Sociedad de Responsabilidad Limitada o se convierten en otro tipo de sociedad.

La gran ventaja de la Sociedad Limitada Nueva Empresa es la reducción del tiempo necesario para su constitución, y además, no es necesario llevar el libro registro de socios.

Sociedad Anónima

Nº de socios: Mínimo 1

Capital inicial: 60.000 euros

Responsabilidad: Limitada al capital aportado en la sociedad

Se trata de una de las formas jurídicas más utilizadas por parte de las grandes empresas. La Sociedad Anónima (S.A.) es una sociedad mercantil en la que el capital social se divide en acciones aportadas por los socios, quienes no responden personalmente ante las posibles deudas contraídas, sino que la responsabilidad estará limitada al capital aportado.

Para crear una Sociedad Anónima, es necesario un mínimo de 1 socio, mientras que el capital inicial mínimo es de 60.000 euros. En caso de que exista un solo socio, la denominación será de Sociedad Anónima Unipersonal (S.A.U), debiendo formalizar la correspondiente inscripción en el Registro Mercantil.

En este tipo de sociedades, las acciones que son propiedad del socio o accionista se pueden transmitir libremente mediante su venta a otra persona, no existiendo limitación en cuanto al número máximo de socios. Asimismo, es conveniente destacar que las Sociedades Anónimas tributan a través del Impuesto sobre Sociedades.

SOCIEDAD ANONIMA

Sociedad Limitada Laboral

Nº de socios: Mínimo 2

Capital inicial: 3.000 euros

Responsabilidad: Limitada al capital aportado en la sociedad

Son sociedades de responsabilidad limitada en las que la mayoría del capital aportado (al menos un 51%) es realizado por parte de los socios trabajadores que prestan sus servicios en forma personal y directa.

En este caso, ninguno de los socios podrá contar con más de una tercera parte del capital social, excepto si la sociedad está constituida por dos socios (cada uno con un 50% del capital) o se traten de entidades públicas, no lucrativas o de la economía social. Por otra parte, el capital social estará dividido en participaciones sociales, mientras que la tributación se realiza a través del Impuesto sobre Sociedades.

Asimismo, una Sociedad Limitada Laboral tendrá una bonificación del 99% de las cuotas correspondientes al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Sociedad Anónima Laboral

Nº de socios: Mínimo 2

Capital inicial: 60.000 euros

Responsabilidad: Limitada al capital aportado en la sociedad

Este tipo de forma jurídica se rige prácticamente por las mismas normas y condiciones que la Sociedad Limitada Laboral, aunque en este caso, el capital inicial mínimo es de 60.000 euros y estará dividido en acciones nominativas.

En la denominación deberá especificarse la indicación de Sociedad Anónima Laboral o su abreviatura (S.A.L.), siendo necesario que conste dicha condición en toda la documentación de la sociedad.

Sociedad Cooperativa

Nº de socios: Mínimo 3

Capital inicial: Fijado en los Estatutos

Responsabilidad: Limitada al capital aportado en la sociedad

Son personas físicas o jurídicas que se unen de manera voluntaria para realizar actividades empresariales mediante una estructura y un funcionamiento democrático.

En las sociedades cooperativas, el número mínimo de socios es de 3, mientras que el capital inicial mínimo estará fijado en los Estatutos. Las aportaciones de los socios pueden ser obligatorias y voluntarias. A su vez, se dividen en:

  • Aportaciones con derecho de devolución en caso de baja.
  • Aportaciones cuya devolución en caso de baja pueda ser utilizado por el Consejo Rector.

Las Sociedades Cooperativas tributan en el impuesto sobre Sociedades, aplicando un Régimen especial que se recoge en la Ley 20/1990 sobre Régimen Fiscal de las Cooperativas.

¿Cómo elegir la mejor opción entre las diferentes formas jurídicas?

opción adecuada

Ahora que ya conoces un poco más acerca de los tipos de formas jurídicas que existen a la hora de crear una nueva empresa, es el momento de elegir la opción más adecuada en función de las características y factores determinados de tu organización.

No obstante, siempre es recomendable contar con el asesoramiento y la orientación por parte de expertos profesionales en materia laboral, contable y fiscal para adquirir los conocimientos necesarios antes de la creación de una nueva empresa. Los servicios de consultoría externos en este ámbito son algo que los expertos siempre recomiendan.

En Neoasesores contamos con más de 30 años de experiencia en el mercado ofreciendo servicios integrales de asesoramiento y consultoría a cientos de empresas. Contacta con nosotros y confía en nuestra profesionalidad para reducir la carga de trabajo que exige tanto la elección adecuada entre las diferentes formas jurídicas como los trámites necesarios para la creación de una nueva empresa. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

LLAMAR AHORA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
LLAMAR AHORA